96 380 38 03 info@joanassessors.com

Cada moneda virtual tiene su origen en un protocolo blockchain específico, distinto ámbito de aceptación, distinta liquidez, valor y denominación. Aunque todas pueden ser transferidas, almacenadas y negociadas electrónicamente, los distintos tipos disponibles son considerados bienes diferentes.

El intercambio de una moneda virtual por otra moneda diferente constituye una permuta que dará lugar a una variación patrimonial que el contribuyente deberá declarar en la base imponible del ahorro.

Al tratarse de una permuta, para calcular la variación patrimonial habrá que tener en cuenta, por un lado, el valor de transmisión, que será el mayor entre el valor de mercado de la moneda virtual que entrega o el valor de mercado de la moneda que recibe, y por otro el valor de adquisición, formado por el importe real de dicha adquisición más los gastos en los que se hubiera incurrido. La diferencia entre ambos dará lugar a la ganancia patrimonial.

Compartir