96 380 38 03 info@joanassessors.com

Los proveedores de servicios de intercambio de moneda virtual por moneda iduciaria y de custodia de monederos electrónicos (wallet) tendrán que facilitar datos al Banco de España en el marco de la prevención de blanqueo de capitales y de financiación al terrorismo.

Las firmas que no lo estén podrán ser sancionadas con multas muy graves, que suponen un mínimo de 150.000 euros y que podrían llegar a elevarse hasta los 10 millones de euros.

El Banco de España contará con un plazo de seis meses para crear el fichero y las plataformas afectadas tendrán hasta febrero de 2022 para registrarse.

Los afectados serán tanto las plataformas de activos digitales como de custodia de wallets que ofrezcan sus servicios en España.

También se incluyen las personas físicas o jurídicas que presten este tipo de actividades desde España, aunque los destinatarios estén en cualquier otro país.

Deberán inscribirse en el Banco de España en nueve meses Se abre la puerta a avanzar en la obtención de una licencia para operar en Europa de inReg360. Aquellos que tengan antecedentes penales por delitos dolosos, o estén inhabilitados para ejercer cargos públicos o de administración o dirección de entidades financieras no podrán inscribirse.

La moneda virtual, se aceptará como medio de cambio y puede ser transferida, almacenada o negociada electrónicamente”.

Los proveedores de servicios de compraventa e intercambio de criptoactivos y de custodia de wallets serán considerados entidades financieras. Además, se convierten en sujetos obligados al igual que las entidades de crédito, aseguradoras, empresas de servicios de inversión, promotores inmobiliarios, auditores, abogados, procuradores o casinos de juego. Esto supondrá que deberán reportar las operaciones sospechosas de blanqueo. Con ello, tendrán que identificar a sus clientes con nombre y apellidos, que no estarán obligados a transmitirlos al Banco de España, pero sí que deberán darlo a conocer al Sepblac o a la fiscalía si se les solicita. Además, deberán conocer –al igual que lo hacen los bancos– conocer el origen de los activos digitales.

Compartir