Se están remitiendo escritos a las comisiones de fiestas para recordarles cuáles son sus obligaciones tributarias; visitas o peticiones de información en bodas para controlar la actividad de las empresas que ofrecen diferentes servicios a los novios; o revisiones de las cuotas que se abonan a los colegios concertados para constatar que, efectivamente, son donativos y no pagos.

 

 BODAS

La Agencia Tributaria está controlando este tipo de eventos. De hecho, inspectores se han llegado a personar en algunas de ellas. Las empresas de restaurantes, salones, grupos de música o compañías responsables de las flores. Estas empresas pueden ocultar parte de sus ingresos o, incluso, el hecho de que hayan sido contratadas para un evento en particular, por lo que no declaran los ingresos obtenidos a partir del mismo.

 

 COLEGIOS CONCERTADOS

La fiscalidad española contempla que los contribuyentes tienen derecho a desgravaciones por sus donaciones, y eso es lo que hacen muchos padres de hijos que están matriculados en colegios concertados con las aportaciones realizadas a estos centros. Sin embargo,

Hacienda está comprobando si las donaciones son desgravables en la declaración de la renta, cuando esas aportaciones conllevan una contraprestación, como puede ser la enseñanza, la donación deja de ser tal y, por lo tanto, no permite que se desgrave.

 

COMISIONES DE FIESTAS

La Agencia Tributaria recuerda a comisiones de fiestas y asociaciones de vecinos cuáles son sus obligaciones tributarias. Cuando, por ejemplo, una comisión de fiestas instala una barra de bar, en donde los ingresos obtenidos sí están sujetos a tributación. En la mayoría de los casos, tal y como ocurre con los regalos en metálico a los novios, las cifras probablemente sean limitadas, pero en otros sí que se puede producir un ingreso tan elevado que podría provocar algún tipo de actuación por parte de Hacienda.

 

PYMES

 Numerosas pequeñas y medianas empresas han recibido cartas de la Agencia Tributaria: «Se han apreciado diferencias entre sus datos declarados y los que corresponden al sector económico y segmento equiparable». Esto es, que existen «inconsistencias» entre las cifras que declaran las empresas y las de sus comparables, lo que podría ser un indicio de que no se está declarando toda la actividad.

 

DUEÑOS DE PISOS TURÍSTICOS

En este caso sí se trata de una campaña tributaria, que ha sido abiertamente reconocida por la Agencia Tributaria y está recogida por el organismo en su plan anual de control tributario. Sólo en el último año, y según los datos de Hacienda, unos 700.000 contribuyentes recibieron advertencias, ya que el organismo tiene conocimiento de que han realizado la Agencia Tributaria, comunica a los contribuyentes:  «anuncios de alquiler de inmuebles en diferentes medios publicitarios, incluido internet». Se trata, de los contribuyentes que arriendan sus pisos a través de plataformas como Airbnb y que están obligados a declarar los ingresos obtenidos.

 

Compartir