Las sociedades inactivas que no se han dado de baja en el Registro Mercantil, están obligadas a presentar las Cuentas Anuales y a declarar el Impuesto sobre Sociedades. 

Es obligatorio presentar la declaración -o que la Administración reconozca que se encuentra en liquidación para poder ejercer el derecho a compensar las bases imponibles negativas. Se debe conservar la declaración y la contabilidad y depositar las Cuentas en el Registro Mercantil para que la Administración no pueda comprobar la base negativa transcurridos 10 años desde la presentación de la declaración en plazo.

Si es una sociedad civil con personalidad jurídica y tiene objeto mercantil, se habrá de presentar declaración, salvo que realice actividades agrícolas, ganaderas, forestales, pesqueras, mineras, así como las profesionales regidas por la Ley, de Sociedades Profesionales.

Compartir