96 380 38 03 info@joanassessors.com

El año 2022 ha sido el primero en el que las criptomonedas se han tenido que declarar de forma específica al presentar la Renta 2021. Ha sido ahora cuando la Agencia Tributaria ha incluido en el modelo un apartado que sirve para identificar los saldos de monedas virtuales y que hasta ahora debían incluirse en el apartado genérico de demás bienes y derechos de contenido económico.

El simple hecho de comprar una criptomoneda no implica que deba declararse este movimiento en la renta ni en ningún otro impuesto a fecha actual, pero la obligación de declarar se activa cuando existe una variación patrimonial, es decir, cuando se intercambian criptomonedas (que se consideran permutas).

Con todos esos datos la Agencia Tributaria va a lanzar una oleada de requerimientos para controlar las ganancias generadas.

Compartir