96 380 38 03 info@joanassessors.com

A pesar de que en la mayor parte de las ocasiones no se deberá tributar por su percepción, se establece que, tanto el beneficiario del IMV como todos los miembros integrantes de su unidad familiar, quedan obligados en todo caso a presentar declaración de la renta en 2020.

En el caso que una persona percibe IMV y está casado y tiene tres hijos pequeños, los cinco deberán presentar, en cualquier caso, declaración de la renta.

Si no presenta la declaración de la renta, dejará de aparecer en la base de datos de Hacienda como «al corriente de sus obligaciones tributarias», y esta circunstancia puede hacerle perder el Ingreso Mínimo Vital. Adicionalmente, este incumplimiento conllevará una multa de 200 euros por cada uno de los obligados que no presente la declaración, en el ejemplo anterior, 1.000 euros.

Compartir